Menssana Fisioterapia, Salud y Actividad Fisica – Oviedo

Menssana en la web. Clínica de Fisioterapia, Osteopatía, Pilates, Actividad Física Saludable y mucho más en el centro de Oviedo, Asturias

Deberes y derechos del paciente

MIS DERECHOS Y DEBERES COMO PACIENTE

MIS DEBERES
– Responsabilizarme de mi propia salud de una forma activa, colaborando en el tratamiento y siguiendo las instrucciones y recomendaciones del personal sanitario.
– Asumir las propias decisiones sobre mi salud, dejar constancia por escrito de las mismas y firmar el documento de consentimiento, conforme a las previsiones del ordenamiento jurídico.
– Respetar las prescripciones generales de naturaleza sanitaria comunes a toda la población.
– Respetar las medidas sanitarias, normas e instrucciones establecidas en el centro para la prevención de riesgos, la protección de la salud y la lucha contra las amenazas a la salud pública, así como a colaborar en la consecución de los fines de tales medidas.
– Usar correctamente las instalaciones y servicios sanitarios, conforme a las normas generales de utilización y las establecidas por el centro, y colaborar en el mantenimiento de la habitabilidad del mismo.
– Tratar con consideración y respeto al personal del centro, y a los otros pacientes, familiares y acompañantes.
– Facilitar los datos sobre mi estado físico o sobre mi salud de manera leal y verdadera, así como el de colaborar en su obtención, especialmente cuando sean necesarios por razones de interés público o con motivo de la asistencia sanitaria.

MIS DERECHOS
CONFIDENCIALIDAD E INTIMIDAD
– A la intimidad en las actuaciones sanitarias y a la confidencialidad de la información relacionada con mi salud y a que no se produzcan accesos a estos datos sin previa autorización amparada por la ley.
– A que respeten lo máximo posible la intimidad de mi cuerpo, debiendo ser razonable la presencia de personas (estudiantes, investigadores, etc.) que no colaboren directamente en la prestación de asistencia sanitaria.
– A que me faciliten el acompañamiento por un familiar o persona de mi confianza, excepto si es desaconsejable o incompatible con la prestación sanitaria.
Los menores y discapacitados tendrán derecho a estar acompañados por sus padres, tutores o guardadores, salvo que ello perjudique su tratamiento.
– A limitar la grabación y difusión de mis imágenes, en los términos establecidos en la normativa vigente.
– A la confidencialidad referida a mi patrimonio genético y a que dicha información no sea utilizada para ningún tipo de discriminación.
– A la confidencialidad de los datos referidos a mis creencias, a mi filiación, a mi opción sexual, al hecho de haber sido objeto de malos tratos y, en general, de cuantos datos e informaciones puedan tener especial relevancia para la salvaguarda de mi intimidad personal y familiar. Todo ello sin perjuicio del posible levantamiento de la confidencialidad en cumplimiento de los deberes de comunicación y denuncia.

INFORMACIÓN ASISTENCIAL
– A conocer, con motivo de cualquier actuación en el ámbito de mi salud, toda la información disponible, salvando los supuestos exceptuados por la legislación.
– A que se respete mi voluntad de no ser informado, excepto en los casos determinados en la ley. Este derecho comprende la posibilidad de que designe a otra persona para que reciba la información.
– A recibir la información directamente, o en su caso, a través de representante legal o persona autorizada, de forma comprensible, veraz, adecuada y con antelación suficiente. En el caso de los menores, la información se proporcionará en un lenguaje adecuado a su edad, madurez y estado psicológico, en las condiciones que reglamentariamente se establezcan.
– A conocer los lugares y horarios de información asistencial.
– A prohibir por escrito que se informe a otras personas, así como a revocar también por escrito dicha prohibición, sin perjuicio de los límites que deriven de las previsiones contenidas en la legislación relativa a medidas especiales en materia de salud pública o cualquier otra que sea de aplicación.
– A que se me asigne un sanitario responsable del seguimiento e integrador de las actuaciones con el equipo asistencial, así como a conocer la identidad de los mismos. En caso de ausencia, a que otro facultativo asuma tal responsabilidad.
– A disponer de información sobre el coste económico de las prestaciones y servicios que reciba.
– A recibir información sobre los servicios y unidades asistenciales disponibles, su calidad y los requisitos de acceso y uso de los mismos.

RECLAMACIONES Y SUGERENCIAS
– A presentar reclamaciones relativas a defectos de funcionamiento, estructura, recursos, organización, trato, asistencia u otras cuestiones análogas relativas a los centros, servicios y establecimientos.
– A presentar sugerencias que tengan como finalidad promover la mejora del grado de cumplimiento y observación de los derechos y deberes de los usuarios, del funcionamiento, organización y estructura de los centros, servicios o establecimientos, del cuidado y atención a los usuarios y en general, de cualquier otra medida que suponga una mejora en la calidad o un mayor grado de satisfacción de las personas.
En ambos casos tendrá derecho a recibir respuesta razonada por escrito, salvo que la reclamación o sugerencia la haya presentado de forma anónima.

AUTONOMÍA DE DECISIÓN
– A elegir libremente, después de recibir la información adecuada, entre las distintas opciones que para la aplicación de un procedimiento de diagnóstico, pronóstico o terapéutico me presente el profesional responsable.
– A que conste por escrito mi consentimiento otorgado antes de practicar intervenciones quirúrgicas, procedimientos diagnósticos y terapéuticos invasivos y, en general, procedimientos sanitarios que supongan riesgos e inconvenientes notorios y previsibles, susceptibles de repercutir en mi salud, así como a obtener copia del documento.
– A revocar libremente por escrito mi consentimiento en cualquier momento.
– A negarme a recibir un procedimiento de diagnóstico, pronóstico o terapéutico, excepto en los casos determinados en la ley.
– A manifestar anticipadamente decisiones sobre mi propia salud en previsión de una situación de imposibilidad de expresarlas (instrucciones previas), y a revocarlas por escrito en cualquier momento.
– A ser advertido de si los procedimientos de pronóstico, diagnóstico y terapéuticos que me vayan a aplicar son de carácter experimental, se encuentran en proceso de validación científica o pueden ser utilizados en un proyecto docente o de investigación. Estos procedimientos no podrán suponer, en ningún caso, un peligro adicional para mi salud.

DOCUMENTACIÓN SANITARIA
– A que quede constancia de forma legible, por escrito o en soporte técnico adecuado, de la información obtenida en todos mis procesos asistenciales.
– A acceder a mi historia clínica y a obtener copia de los datos que figuren en la misma, en las condiciones previstas legalmente.
– A preservar el anonimato cuando el acceso a mi historia clínica se produzca con fines judiciales, epidemiológicos, de salud pública, de investigación o de docencia, separando los datos personales de los clínico-asistenciales, con las excepciones previstas legalmente.
– A que los centros sanitarios establezcan un mecanismo de custodia activa y diligente de mi historia clínica.
– A solicitar certificados acreditativos de mi estado de salud de acuerdo con la legislación vigente.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR